Cuando vamos leyendo libros no parece fácil decir con qué criterios los elegimos. En general son temas que nos preocupan y, al decir de Daniel Kahneman, aquello en lo que ponemos la atención aumenta en importancia para nosotros. Un tema que nos interesa y nos parece importante, es el de la manipulación. La manipulación como un acto deliberado de alterar la percepción de las personas sobre las cosas.

Sorprende ver a personajes (antes lo hacían sobre todo los políticos, pero ahora es habitual que lo hagan los amigos en una charla de café) a los que preguntas por un tema y responden por otro o cambiando el sentido de la pregunta o directamente mintiendo sobre la pregunta. Y hablando de manipulación, como esto es un Boletín de libros de empresa no podemos hacer recomendaciones como Divina Lola de Cristina Morató, ni La sed, de Jo Nesbo, que serían lecturas más que aconsejables para ratos de desconexión y placer.

Con nuestro boletín de libros no pretendemos manipular lo más mínimo si no ofrecer una serie de reseñas (subjetivas, por supuesto), de varios libros relacionados con el Management y las empresas, para que sean ustedes quienes decidan si son dignos de su lectura.

Les deseamos un otoño (primavera para los que nos leen en otras latitudes) feliz y lleno de nuevos aprendizajes.

SUSCRÍBETE

¿Te gusta nuestro boletín? Rellena el siguiente formulario para que te llegue directamente a tu email.

Nombre

 

  El Filtro burbuja. Cómo la red decide lo leemos y lo que pensamos
Eli Pariser
Editorial Taurus
Barcelona, 2017Muchos de los que estamos preocupados por las consecuencias de la red de redes (internet, por si alguien tiene una duda), nos gusta leer en papel sobre los problemas y con el ordenador encendido para comprobar algunos de los datos que se dan. Cualquier manifiesto contra las consecuencias negativas del abuso de internet, tendría que colgarse en la misma si queremos tener alguna repercusión. El libro que recomendamos no es una novela de terror, pero da miedo. Su autor no es un contra tecnólogo. Al contrario, es alguien que vive de ello. Alguien que conoce la red y señala algunos de sus peligros, Veamos dos de ellos. La “personalización” del contenido al que accedes. Los buscadores hacen conjeturas sobre tus gustos y preferencias y, cuando haces una búsqueda, te envía a sitios que intuye que van a ser de tu agrado. Te afianza en el síndrome de confirmación. Si cree que eres conservador te dará acceso a sitios que simpaticen con tus creencias. Que seguirán siendo creencias y no ideas. La posibilidad de enriquecer tu pensamiento con otras perspectivas desaparece.
Otro tema es que la gente preferimos ver vídeos emocionales y agradables. ¿Quién no se ha quedado media hora viendo videos de gatitos? La contrapartida es que los temas desagradables, pero importantes, desaparecen del radar. Hay que buscar los suicidios de los campesinos de la india arruinados por la utilización de los fertilizantes de Monsanto. Normalmente no te aparecerá como una noticia importante. Pero sí la última caída de J O, o la última tontería culinaria en la televisión. Sin duda nos prefieren tontos.
 

Con la misma piedra. Los 10 errores que todos cometemos al decir
Miguel Ángel Ariño. Pablo Maella
Ed. Empresa activa
Barcelona, 2017

La colección de errores que podemos cometer o evitar al tomar decisiones es muy completa y los ejemplos se entienden muy bien. Son ejemplos muy variados. Es fácil reflejarse en ellos porque todos los hemos cometido alguna vez. Importante cuando señalan que decidir bien no es garantía de éxito, salvo que tomemos periodos largos de tiempo. Algo que los autores dejan claro. También dan pistas para evitar caer en las trampas del pensamiento al tomar decisiones.
Dos pegas: muchos de los errores que señalan han sido estudiados en psicología y psicología social y tienen sus nombres: sesgo de esfuerzo, de atribución, de confirmación, de información accesible… No pasa nada por nombrar a los autores. También sorprende la falta de bibliografía, aunque sea un libro de divulgación.

 

 

El cerebro de Siddhartha. Desconecta y vive
James Kingsland
Amat editorial
Barcelona, 2017

Si esperas un libro de auto ayuda, puedes esperar sentado, en la posición de loto preferentemente. Este es un libro sobre budismo y cerebro. Cuenta diversos episodios de la vida de Buda y a partir de aquí reflexiona sobre las ventajas de aplicar la meditación y la atención plena (“ mindfulness”) (lo pongo en inglés para que se entienda en español) a la vida cotidiana y al trabajo. La mezcla de filosofía budista y de cerebro tiene que dar todavía muchos frutos inesperados y, como dice el autor, “produce asombro”. El libro es muy variado y muy atractivo por la gran cantidad de temas y por manejar un lenguaje sugerente (“la APP del yo”). No hay que temer un “exceso de budismo” o que la parte “neuro” no se entienda. El autor, como periodista científico, se mueve en un terreno ameno y riguroso.

 

 

 

El poder del desorden para transformar nuestra vida
Tim Harford
Editorial Conecta
Barcelona, 2017

Hace años que descubrimos a Tim Harford y sus formas de mirar la realidad. Es un economista que respeta las diversas lógicas procedentes de la economía, pero, me permito suponer, que no cree que seamos “animales racionales”. Su forma de conectar hechos aparentemente sueltos es lógica y suena creíble.
Música, la IIª Guerra Mundial, salud, empresas… su mirada es muy amplia y pone muchos ejemplos de lo que a la pata llana diríamos “salir el tiro por la culata”. Muy importante, para aquellos que todo lo arreglan con números, el capítulo “Incentivos”. No solo es que busquen un objetivo y logren lo contrario, es que además fomentan la mentira. No es difícil engañar a los números, sobre todo si tienes la capacidad de elegir qué números van a centrar la atención y cuáles se van a quedar fuera de juego. Sobre todo cuando nosotros ponemos en marcha cambios cuyas consecuencias perversas pagan otros.
Si es responsable de una organización o un grupo (y si no también) corra a comprarse este libro y léalo. Aprenderá mucho y dejará de cometer errores con las mejores intenciones.

 

 

 

Superpronosticadores. El arte y la ciencia de la predicción
Philip E. Tetlock y Dan Gardner
Kats Editores
Madrid, 2017

No crean que es fácil decir de qué trata este libro. Si tuviéramos que resumirlo en una frase creo que sería: trata sobre el pensar en el pensar cuando se hacen predicciones.
Algo que es un problema en un mundo lleno de incertidumbre y postverdad, verdades a medias y ocultaciones de hechos. Este es un mundo de “tal vez”.
Uno de los primeros temas que tratan los autores es el problema de que muchas predicciones son vagas. Es decir, predicen poco y de modo difuso (que diría Joaquín Arango). Y además cuando se las lee despacio adviertes que tienen muchos condicionantes del tipo: “es probable…”, “es posible…” O no tienen exactitud: “En un tiempo razonable podemos esperar…”
Un tema en el que insiste el autor principal (ya lo hacía en un libro anterior “El Juicio Político de los Expertos”) es en la necesidad de hacer seguimiento de las predicciones algo que casi nadie hace. Debido, en parte, a los condicionantes que hemos comentado.
La honradez intelectual es una de las salidas a esta situación. En el libro ponen el ejemplo de Kahneman y Klein que siendo rivales estaban más preocupados en averiguar la verdad que en saber cuál de los dos tenía razón. No solemos hacer referencia a las traducciones de los libros, pero, sin menoscabo de otras claro, la de este libro es excelente.
Por cierto si no quieren fallar en las predicciones pueden hacer como las del diario en el que leo las del tiempo… que las cambian todos los días.

En colaboración con

Para ver boletines anteriores,logo-pdf