Lo políticamente correcto en estos tiempos es decir que “hay que estar abierto al cambio”.

Pero qué sorpresa cuando los que tenemos que cambiar somos nosotros.  Hablamos de resistencias al cambio y pensamos en que otros se resisten.

El cuestionario que tenemos en InterManagement relacionado con el cambio, se llama CAA (Change Attitudinal Approach), produce no pocas sorpresas.graf-caa

En las intervenciones presenciales en las que aplicamos el diagnóstico CAA en línea, ponemos a prueba a nuestros participantes y les pedimos que, en una línea con extremos “Transformador radical” y “Cauto radical”, se sitúen en donde ellos creen que reaccionan instintivamente ante el cambio. Después, cuando reciben su informe del diagnóstico, a veces hay sorpresas.

El diagnóstico CAA distingue tres diferentes estilos y el diagnóstico te indica cuál es tu predominante y en qué intensidad lo tienes. Ninguno de ellos es bueno o malo, mejor o peor que otro. Lo más interesante es que, una vez identificado tu estilo, en el informe te damos información que te puede ayudar a:

  • Gestionar mejor tu respuesta al cambio
  • Reconocer y apreciar las contribuciones que cada estilo de cambio ofrece
  • Aumentar la productividad a través de respuestas eficaces.

Te ofrecemos pistas para ver aquellas áreas fuertes y beneficios que te aporta tener ese estilo y, por otra parte, las áreas de mejora que debes tener en cuenta a la hora de posicionarte ante un cambio.

Los tres estilos ante el cambio son:

Prudente / Cauteloso

Pragmático

Innovador / Transformador

Prefieres el cambio que se implanta gradualmente y de una manera incremental. Gestionas bien los detalles y normalmente te acercas a una nueva situación de una manera decidida y disciplinada. Disfrutas con situaciones previsibles y aprecias tradiciones y prácticas establecidas.

Prefieres el cambio que trata con los problemas específicos y reales. Tiendes a evitar el cambio por el cambio. Tu manera de gestionar un cambio es práctica, razonable y flexible. Estás abierto a maneras nuevas de gestionar las cosas pero no te comprometes demasiado rápidamente. Podrías servir como un mediador y prefieres una filosofía equilibrada.

 

Prefieres llevar a cabo el cambio de una manera rápida. Estás cómodo con el riesgo y con la ambigüedad. Puedes aparecer a los demás como alguien no muy convencional. Alguna gente te verá como indisciplinado pero tú te ves como abierto a explorar maneras mejores de llevar al cabo el trabajo. Prefieres que las reglas se adapten a las circunstancias y por lo tanto intentarás cambiar las reglas cuando no encajan. La gente te puede ver como visionario pero a veces te verán como una persona no muy práctica.

 

¿Y tú? ¿Crees que eres una persona transformadora o más bien cauta? ¿Quieres saberlo? Aplica el diagnóstico en nuestra web y podrás tener tus resultados y pistas de desarrollo.