Coaching en el mundo empresarial

//Coaching en el mundo empresarial

Ramón AdellHoy queremos compartir con vosotros un extracto de la entrevista que se realizó en el año 2003 a uno de nuestros socios fundadores fallecido en el 2006, nuestro estimado Ramón Adell.

A pesar del paso del tiempo, sus reflexiones y enseñanzas siguen vigentes en nuestros días y nos iluminan por su lucidez. En la entrevista exponía sus opiniones sobre el coaching en el mundo empresarial, su importancia y utilidad.

Desde hace un tiempo, ¿cada vez se oye hablar más de coaching en publicaciones especializadas?

Estoy de acuerdo. Un antiquísimo término ha alcanzado en la última década grandes honores: coaching. Más de un escéptico podrá tildarlo de mera moda, condenado a desaparecer tal y como ha venido pasando con muchos otros, pero créame, en este caso no se trata de una ola fugaz, sino de una verdadera corriente llegada para durar. Como dicen los marineros: puedes navegar contra la ola, pero Dios te libre del capricho de navegar contra la corriente.

Ahora bien, también en las empresas, lo antiguo es moderno como en las ciudades. Nada se inventa de la nada y todo es simple transformación con valor añadido. En los manuales clásicos de administración de los años 70 del pasado siglo, inspirados en la Escuela de Desarrollo Organizacional, se hablaba profusamente de:

  • Los Diálogos de Mejora del Desempeño o seguimiento de las personas vs. los resultados y comportamientos esperados de ellas.
  • Los Diálogos de Consejo o corrección de hábitos personales que se integran negativamente en el trabajo, por ejemplo: impuntualidad, absentismo, alcoholismo.
  • Los Diálogos de Desarrollo para las responsabilidades asignadas o incremento de los conocimientos y responsabilidades propias del perfil.
  • Los Diálogos de Desarrollo para responsabilidades futuras, reservado para los empleados de alto potencial que la empresa deseada conservar y desarrollar para retos más altos en la estructura.
¿En qué consiste exactamente esta nueva técnica?

En una interacción personal o grupal en la que una de las partes, incluso varias en el caso de team coaching, están confundidas, se sienten incompetentes o desanimados para poder enfrentar los problemas u oportunidades, las situaciones a las que se enfrentan.

Se trata, pues, de apoyar, algunos prefieren el término acompañar, a una persona, o a un grupo a pasar de una situación real insatisfactoria a otra altamente deseada. Esto requiere reorganizar la energía de la persona o grupo asesorado:

  • Ampliando y enriqueciendo sus paradigmas, creencias, mapas mentales
  • Mejorando sus estados de ánimo internos ayudándoles a descubrir sus recursos
  • Modificando comportamientos verificables y estableciendo hábitos de trabajo más constructivos.
  • Que impacten los resultados de la empresa y apoyen el progreso profesional y personal de los asesorados desde una dinámica de ganar / ganar y no manipular.

Por otro lado, una buena sesión de coaching requiere:

  • Sensibilizarse, definir apropiadamente, priorizar y confrontar los desafíos del presente
  • Tener en cuenta la cultura empresarial
  • Aprovechar los aprendizajes del pasado
  • Diseñar futuros deseados
  • Establecer planes concretos de acción que aseguren su consecución.
¿Todo el mundo puede seguir un programa de coaching?

Para empezar, el coaching puede ser una técnica extraordinariamente útil para casi todo y para todos; pero no es, como algunos nos quieren hacer creer, una pócima milagrosa. Es, por supuesto, el complemento esencial que personaliza los programas masivos de desarrollo; pero no es un sustituto.

 

¿Hay algunas situaciones en las cuales sea más aconsejable iniciar un programa de coaching?

Entiendo la pregunta como “¿cuándo es realmente más útil hacer uno del coaching?” Repasemos algunas situaciones típicas:

  1. Cuando la persona o, el grupo, tienen excelentes antecedentes y bajan, sin causa aparente su desempeño.
  2. Cuando una persona pide ayuda para resolver problemas técnicos o personales
  3. Cuando una persona o un grupo están confundidos y no saben qué hacer
  4. Cuando las personas o los grupos no pueden avanzar al ritmo de los cambios de la organización.
  5. Cuando un colaborador o un equipo exitoso sufren un tropiezo, se desmotivan o no saben cómo resolver los retos
  6. En épocas de grandes cambios, por ejemplo, tecnológicos.
  7. Cuando se quiere establecer un liderazgo transformador de atención personalizada. El coaching personal o grupal no es adecuado, para directivos o ejecutivos que presentan trastornos serios del comportamiento, están insuficientemente calificados o están siempre sobrecargados de trabajo ni para las personas que, según la opinión generalizada, deben ser metidos en cintura. Como resumen, el coaching es una propuesta estratégica y no un cura desahuciado.
¿Cómo ve el panorama actual respecto al coaching?

Me animo a responder que prácticamente todas las empresas de vanguardia utilizan alguna modalidad de coaching. La metodología es lo de menos, el punto esencial, es el hecho de sentarse cara a cara para demostrar un interés genuino por un empleado al que creemos capaz de creer y desarrollarse, la atención personalizada que es el corazón del coaching.

En España, el coaching comienza a ser visto como un elemento clave de la estrategia y de la dirección del personal considerado clave; no solo una pócima milagrosa para casos extremos. Muchas, muchas empresas lo describen ya como un elemento complementario esencial de la formación, como una condición sine qua non.

 

¿Cuáles son los requisitos indispensables para un buen proceso de coaching?
  • La creencia profunda en que las personas quieren naturalmente crecer y mejorar
  • El interés genuino por el otro
  • La capacidad de establecer empatía
  • La integridad, que es interés o el bien común y ausencia de manipulación
  • La aceptación de que es natural que las personas, bajo presión, que reaccionen en forma negativa
  • El compromiso del asesorado para salir de sus hábitos y probar nuevas formas de hacer.
  • El compromiso del asesor en un largo proceso de cambio de paradigmas estados internos y hábitos del asesorado, no una recomendación o una charla persuasora.
  • En el coaching el asesor necesita combinar magistralmente la empatía por la persona y la firmeza en la necesidad de la mejora propuesta
  • La apertura y la involucración del aconsejado son esenciales
2018-02-08T18:59:58+00:00 14 noviembre 2014|Entrevistas|2 Comments

2 Comments

  1. Guillermo Cruz 25 noviembre, 2014 at 3:19 - Reply

    El acompañamiento del Coach y el soporte de la dirección son elementos claves para ver cambios y buenos resultados en el mediano plazo.
    En las empresas medianas y pequeñas de Latinoamérica existe una gran oportunidad y necesidad del modelo.

    • InterManagement 25 noviembre, 2014 at 7:48 - Reply

      Hola Guillermo.
      Muchas gracias por tu comentario.Esperamos más comentarios tuyos en las próximas entradas.
      No olvides suscribirte a nuestra newsletter para no perderte nada.
      Saludos
      Equipo InterManagement

Leave A Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies